Claros ejemplos de problemas relacionados con excrementos de palomas

Claros ejemplos del  deterioro que producen los excrementos de palomas son los que sufren las iglesias de San Miguel y la de Los Santos Justo y Pastor, recientemente restauradas». «El caso de la Iglesia de San Miguel es el más alarmante de todos, resulta penoso acercarse a visitar este monumento y contemplar el estado de suciedad del mismo y de las calles que lo rodean», dice, y recuerda al concejal de Cultura, Jesús Nicolás, que la obra de las cubiertas de San Miguel costó 80.451 euros.